qué es SEO…

“(…) dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.

¿Qué es (poe)SEO?

(poe)SEO eres tu”

– Interpretación libre del poema de Gustavo Adolfo Becker –

¿Qué narices es el SEO?

Yo no tengo la definición perfecta sobre qué el SEO y qué no es. No llevo en esto del SEO tantos años como rezan ciertas bios, y no tengo un recorrido tan notorio y extenso como para haber vivido grandes hitos de internet y por ende, de la evolución del SEO. Sencillamente, no.

El SEO que llevo practicando, estudiando y poniendo en práctica desde hace unos añitos, es muy sencillo. Lo que yo entiendo por SEO, no va de hacer trampas ni usar malas artes. No va de coger atajos para adelantar a la competencia por la vía rápida, no va de encontrar trucos ocultos (de los que mucha gente cree que “la endogamia del SEO” guarda celósamente).

No, y rotundamente no.

Va de darle a una web de los mejores mimbres posibles, para que aumente su visibilidad en el buscador, orientado a todo el espectro potencial de búsquedas que los usuarios realizan en su cajón de búsqueda antes de pulsar en “buscar”.

Ese alguien busca y tu tienes que ser “encontrable”. Para ello no hay un truco, lo eres o no lo eres. También puedes ser más o menos encontrable. Y si, también puedes ser mejor o peor.

Atributos y criterios hay muchos.

Para mi es una cuestión de equilibrio. Y la ecuación del SEO, el que yo entiendo como tal, responde a distintos factores relacionados con la optimización: semántica, técnica y referencias.

Si vendes algo, te adaptas en la medida de lo posible a como buscan los usuarios potenciales que comprarán. Esto no significa forzar hasta el punto de tirar a la basura su experiencia de navegación ni la propia gama de productos o servicios.

Si le preguntas a la Wikipedia qué es esto del SEO te dirá:

El posicionamiento en buscadores u optimización en motores de búsqueda es el proceso de mejorar la visibilidad de un sitio web en los resultados orgánicos de los diferentes buscadores. También es frecuente nombrarlo por su título inglés, SEO (Search Engine Optimization). También es común llamarlo posicionamiento web, aunque este término no resulta tan preciso, ya que engloba otras fuentes de tráfico fuera de los motores de búsqueda.

(…)

El objetivo es aparecer en las posiciones más altas posibles de los resultados de búsqueda orgánica para una o varias palabras claves concretas.

Supone la tarea de optimizar la estructura de una web y el contenido de la misma, así como la utilización de diversas técnicas de linkbuilding, linkbaiting o contenidos virales, aumentando la notoriedad de la web, debido al aumento de menciones.

La optimización se realiza en dos sentidos:

  • Interna: Mediante mejoras en el contenido. Mejoras técnicas en el código. Accesibilidad. Test A/B, etc.
  • Externa: Se busca mejorar la notoriedad de la web mediante referencias a ella. Esto se logra fundamentalmente a través de links.

Mi moraleja:

  • Estructura bien la web, no solo para SEO, también para el resto de tus campañas y para la experiencia del usuario;
  • Dale distintos tipo de (buen) contenido, no solo para SEO, y para tu branding, también para el usuario;
  • Que cargue rápido, no solo para un buen rendimiento y para SEO, para que no se vaya el usuario;
  • Que se vea bien en dispositivos móviles, no solo para SEO, es que tu usuario ya es mobile;
  • Y piensa que si puedes optimizar 100 cosas y no optimizas ninguna, no mejorarás resultados, ni en SEO ni en Adwords ni en offline.

¿Hay una fiebre por el SEO?

He tocado muchos proyectos en estos años. De todo tipo. La fiebre lleva 2-3 años imparable. Todo el mundo quiere hacer SEO en su web o pide presupuesto para sus proyectos propios.

 

El SEO, no es gratis. Tampoco es mágico. Y en un corto espacio de tiempo, es muy probable que no existan resultados.

Contratar a un SEO tampoco es tarea fácil. En los últimos años han proliferado los perfiles de especialistas SEO, o incluso, multidisciplinares que te hacen SEO, SEM, SM o lo que le eches. Loable y democrático. Siempre.

¿Y cómo acertar?

  1. ¿Mirando sus recomendaciones en Linkedin?
  2. ¿Pidiéndole referencias de proyectos anteriores?
  3. ¿Preguntando a gente conocida?
  4. ¿Buscando en Google?
  5. ¿Buscando en Twitter?

Ni el mejor SEO ha dado resultados inmejorables en el 100% de todos los proyectos en los que ha participado, sin embargo puede que un híbrido entre las opciones 2 y 3, podrían ser la forma más sensata y coherente de cribar perfiles.

Tampoco nos garantiza nada.

– Si Luis Enrique pusiera de central a Messi,….necesitaríamos un milagro para que “la pulga” fuera el máximo goleador o al menos mantuviera la media anotadora que lleva hasta ahora –

Un proyecto SEO implica al propio profesional SEO y al cliente o persona que lleve el negocio. El SEO no es un componente autónomo o independiente a la estrategia global de un proyecto web. Al igual que no lo es el Pago por Clic (Adwords) o las acciones de comunicación que se lleven a cabo, o el rediseño de un logo. En todo ha de existir necesariamente implicación de alguien de la organización (se llame cliente, dueño, responsable…).

He tenido clientes que nunca hicieron nada de lo que les recomendé y, de los que pagaron en estos casos, todos me exigieron resultados o hicieron comentarios sobre que el tráfico SEO no subía.

– Messi desde el banquillo no suele marcar…. –

¿Genera demasiadas expectativas?

Quiero pensar que se ha evolucionado mucho en el conocimiento del marketing online, me resisto a pensar en lo contrario. Basándome en la existencia de ciertos programas formativos de muy buena calidad, en la repercusión que están teniendo las disciplinas de online en medios convencionales, en la implicación social que tiene el uso de internet y la proliferación de nuevos empleos, que quizás en 15 años, dejen de existir.

Pero a veces también pienso que nos queda mucho camino, que aún no se tiene conciencia real de lo que significa abordar un proyecto SEO, del siempre difícil papel del consultor, de todos los conocimientos básicos “de internet” de los que mucha gente carece y que luego pasan factura en algo tan simple como puede ser el hecho de comunicarse.

¿Se entiende el contexto del SEO? ¿Se entiende cómo funciona? ¿Se entiende por qué es menos inmediato que una campaña de Adwords?

¿Cuanto importa tener un breadcrumb bien construido? ¿Y desduplicar meta etiquetas? ¿Qué me reportará más beneficios y cuándo?

Da igual. No es automático. No vas a doblar tu tráfico al día siguiente. No tenemos ese poder. Nadie.

Podemos hablarte de indexación, de linkado interno, de qué contenidos escribir, de qué landings intermedias puedes crear, de maneras de atraer enlaces….

Y las auditorías de análisis y recomendaciones seguirán en un cajón, junto a las expectativas del inicio de cada proyecto.

Pues eso.

Si haces lo mismo o no haces nada, nada cambia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *